Gestiona tu carrera

Cómo contribuir para una mejor cultura en tu empresa

¿Sientes que el ambiente donde trabajas podría ser más saludable y positivo? Así la dirección sea la mayor responsable por organizar acciones que mejoren la cultura de su empresa, los funcionarios también tienen que ayudar – y si es el caso, llamar la atención sobre la necesidad de cambios. En últimas, si las personas no están dispuestas a crear un ambiente satisfactorio de trabajo, no hay nada que la dirección pueda hacer para cambiar el escenario.

Trabajar en un ambiente negativo y en una cultura que no valora el bienestar de todos puede traer problemas psicológicos capaces de sobrepasar las barreras corporativas. Según datos de una investigación publicada por Isma-BR, representante brasileña de la International Stress Management Association, nueve de cada diez profesionales presentan síntomas de ansiedad y el 47% sufre de depresión.

Existen formas de ayudar en la construcción de una cultura de trabajo más saludable en la empresa en la que trabajas, creando así un ambiente de trabajo seguro, igualitario y satisfactorio para todo. Mira lo que puedes hacer:

Lee también: ¿Cómo la inteligencia emocional te puede ayudar a ser un mejor profesional?

Ayuda a promover un ambiente equitativo

Las empresas que se preocupan más con la equidad, y que buscan más diversidad para su cuerpo de funcionarios además de ofrecer oportunidades justas para todos, son estadísticamente más lucrativas.

Muchas veces, el reto de encontrar personas “diversas” para el mercado de trabajo está en la base de una sociedad, por las pocas oportunidades de acceso a la educación, por ejemplo. De cualquier manera, es labor de las empresas facilitar la entrada de esas poblaciones de diversas etnias, clases socioeconómicas, géneros y sexualidades.

Como funcionario, puedes certificarte de que las personas tienen igualdad de oportunidades en tu empresa y estimular la diversidad en tu equipo, reuniendo ideas para que las vacantes lleguen a candidatos diversos y buscando un tratamiento sin ningún sesgo para esas personas. Propón ideas, crea un grupo de discusión y llévale esas cuestiones a la dirección.

Te puede interesar: 4 consejos para mantener la salud mental en el trabajo

Ayuda a que todos se sientan cómodos

El clima laboral de una empresa es la suma de las percepciones personales de cada uno de tus colegas, que comparten sus vivencias por medio de interacciones cotidianas (desde las conversaciones a la hora del café hasta las reuniones serias).

Cuando un grupo de personas está incómodo en un lugar, por cualquier motivo, sus experiencias personales inevitablemente van a impactar el todo y van a transformar el clima en uno conflictivo.

Esa incomodidad puede ser causada por fricción en la rutina (como pequeñas discusiones y peleas), y también por comentarios y chismes, motivados por características específicas de una persona (estilo de vida, ropa, cuerpo, habilidades técnicas) o por peculiaridades de un grupo (personas LGBTIQ+, negras, asiáticas, con discapacidad, entre otros).

Garantiza un ambiente seguro y cómodo para todos evitando comentarios, bromas y cualquier tipo de información que pueda sonar ofensiva para una persona específica o para un grupo de individuos (así a tí te parezcan inofensivos). Además de intentar entender los motivos para evitar situaciones como esa, es también tu responsabilidad llamar la atención de colegas que hagan lo mismo.

Ofréceles soporte a tus colegas

Diversas frustraciones pueden surgir en el ambiente corporativo: proyectos que terminan estancándose, un ascenso deseado que no sucede, u otros tipos de decepción cotidiana pueden afectar la felicidad de un colega.

Además de meras relaciones profesionales, es necesario que se creen verdaderos lazos para que la experiencia de una empresa sea satisfactoria. Es con apoyo mutuo, emocional (conversando o oyendo a alguien desahogarse) o técnico (ayudando en la rutina de trabajo en casos de dudas o sobrecarga), que se hace posible la construcción de un clima laboral positivo.

Con esto en mente, pon más atención a las necesidades de las personas alrededor tuyo. Sé un buen escuta e intenta ayudar a tus colegas cuando necesiten cualquier tipo de apoyo para continuar motivados. Vas a darte cuenta, poco a poco, de que una cultura laboral positiva es posible apenas con la participación de personas con buena disposición e inspiradas para trabajar.


Lee también:

Entrevista de trabajo: la guía completa

5 preguntas que definitivamente deberías hacerle a un reclutador

Estas señales indican que es el momento de cambiar de trabajo

5 cualidades para destacarte en los procesos de selección